HOY HE SACADO A PASEAR A MI SOMBRA

xx23-IMGP1013-001La sombra es una negación. Una negación suave, no tan radical como la oscuridad, pero una negación, al fin y  al cabo. Puede ser tanto una negación de contornos precisos (La sombra del ciprés es alargada) o amorfa (“la habitación estaba en sombras”), y entonces, curiosamente, se usa el plural, como si se tratara de varias negaciones mezcladas.  Cuando hace mucho calor buscamos la sombra, y entonces la negación se convierte en esperanza de bienestar, pero, si hemos cometido un delito, lo de estar a la sombra unos años puede ser bastante desesperante. Nuestra sombra nos es fiel, y hasta donde yo sé, es irrenunciable, y por eso un acompañante habitual, deseado o no, no nos dejará ni a sol ni a sombra; o, peor aún, se convertirá en nuestra sombra. De todas maneras, hay unos pocos ejemplos de sombras díscolas o abandonadas: que yo conozca, Peter Pan y El hombre que perdió su sombra.

 Aunque hay varios tipos de ondas, como las de radio o las sonoras, a las que se aplica el concepto, las sombras más comunes nacen de la interceptación de la luz por un cuerpo xx03-IMGP1023opaco. Cuando la luz que se intercepta es la de la verdad tenemos la sombra de la duda. Y cuando quien la intercepta es un bailarín o una figura, o un intento de figura, tenemos las sombras chinescas. Y resulta que hay sombras tanto protectoras (“medró a la sombra de su mentor”) como opresivas, que detraen lucimiento y fama (“estoy cansado de que me hagas sombra en todas las ruedas de prensa”). La sombra tiene una naturaleza frágil y efímera (y cuando no, se habla de otras cosas, como tinieblas, negrura…), y por eso la asociamos a una cantidad exigua, evanescente (“no tiene ni sombra de sensibilidad”, se dice de los zafios y patanes), con la cual podemos dar color a un tazón de leche, sobre todo en Andalucía (“póngame un sombra,  por favor, que no quiero desvelarme”) y de ahí pasamos a usar el término para designar cosas que se perciben confusamente (Esas sombras del trasmundo), que se perciben de una forma fugaz e imprecisa (Ha pasado una sombra) o que se perciben en el más allá (“la sombra de la mujer asesinada se le aparecía cada vez más a menudo”). Ahora bien, que todo eso no sirva de excusa para la cobardía que aflige a quien tiene miedo hasta de su sombra. Por otra parte, aunque las sombras suelen ser bastante neutras, ni buenas ni malas, hay quien se arregla para tenerlas pésimas, a base de meter la pata o ser patoso, hasta que unánimemente se afirma de él que tiene mala sombra. Y si se le añade la contumacia, se pasa a ser un malasombra. Para algunos, nuestra sombra es una versión empobrecida de nosotros mismos; y es señal de que las cosas se nos han torcido cuando oímos decir que ya no somos ni la sombra de lo que fuimos.

xx08-IMGP1029Las sombras pequeñas o sombrillas son transportables y se usan en la playa; las formas más individuales de sombra se llevan en la cabeza y se llaman sombreros. Es lógico que cuando algo intercepte los rayos de la alegría estemos de ánimo sombrío o nos ensombrezcamos, que en subjuntivo suena raro pero valer, vale.  Lo que no acabo de ver es por qué decimos de algo que nos causa maravilla o espanto que nos asombra. ¿Será que nos quita momentáneamente la luz del entendimiento? Rescato de entre un gran montón de recuerdos absurdos el apodo de Sombrita, que fue un boxeador de los años 60 al que en un combate importante dejaron KO de un cabezazo, mientras el árbitro, probablemente a sueldo de la internacional judeomasónica, se hacía el longuis; en internet compruebo que no está tan olvidado como yo creía. Por si no queremos comprometernos sobre dónde empieza la oscuridad y termina la luz tenemos la casi-sombra o penumbra, para las vertientes de montañas a sotavento del sol la umbría, y para cultivar plantas al abrigo de rayos solares inclementes podemos construir un umbráculo, aunque reconozco que es la primera vez en mi vida que utilizo ese palabro. Como puede verse, la umbra latina pervive en algunos términos, no en todos, vaya usted a saber por qué.   

Todo esto viene a cuento de que hoy he sacado a pasear a mi sombra. Nos hemos dado una vuelta por un trozo de monte mediterráneo, y mientras yo recorría senderos y trochas xx10-IMGP1031ella (curioso, que mi sombra sea femenina; en cambio la sombra de las mujeres no es masculina) se movía a mi alrededor, levemente traviesa, y hasta se ha escondido, tapada por un árbol. Con ojo crítico, le he reprochado que no se cuidara un poco más, que me parecía una sombra no totalmente rechoncha pero si más achaparrada de lo debido. La muy ladina se me ha reído, y aprovechando una inclinación de terreno se ha hecho larga y esbelta, lo que ha merecido mi aprobación. Insolente, me ha replicado que por qué no me cuidaba yo, lo cual me he ofendido; así que la he remojado un poco, y su contorno ha quedado algo desdibujado un rato. Pero pronto hemos hecho las paces, y he terminado mirándola con ternura, qué menos, después de tantos años juntos. Ahora que, según dicen, me empiezo a hacer transparente, es posible que pierdas consistencia, la he avisado. Se ha encogido de hombros, me ha parecido; o a lo mejor los hombros que se han encogido eran los míos. Antes de desaparecer, tragada por la llegada de la tarde, me ha pedido que escribiera algo sobre ella y las de su especie. Y aquí estoy.

No es mala cosa, de vez en cuando, pasar un rato con tu sombra.

xx12-IMGP1033

Anuncios

2 pensamientos en “HOY HE SACADO A PASEAR A MI SOMBRA

    • Como queda claro, mi sombra dispara más rápido que yo, al menos comentarios mordaces.
      Lo que no había oído era de un vaquero cuya sombra disparara más rápido que él. En cambio sabía de uno que disparaba más rápido que su sombra, un tal Lucky Luke.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s